Pastor:Felipe Polo WoodMisión Bautista Hermandad

Marcos 16:9-13

Cuando el Señor perdona mucho

9 Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios. 10 Yendo ella, lo hizo saber a los que habían estado con él, que estaban tristes y llorando. 11 Ellos, cuando oyeron que vivía, y que había sido visto por ella, no lo creyeron. 12 Pero después apareció en otra forma a dos de ellos que iban de camino, yendo al campo. 13 Ellos fueron y lo hicieron saber a los otros; y ni aun a ellos creyeron.

El pasado: una vida endemoniada

Jesús había echado siete demonios de María Magdalena. Hay quienes piensan que no fueron siete demonios literalmente, sino que fueron una cantidad muy grande, pero que como Pedro preguntó si debía perdonar hasta siete veces, así se decía de María Magdalena, siete demonios, como un número exageradamente alto, o como diríamos hoy, estaba "recontra" endemoniada. No lo sé, la Biblia dice siete.

Otros piensan que María Magdalena fue la mujer encontrada en el acto mismo del adulterio, que fue traída a los pies de Jesús y que Jesús perdonó.

Otros, inclusive, piensan que "siete demonios" realmente significa que María Magdalena era una prostituta, y que era la prostituta que ungió a Jesús con perfume de alto precio, y que limpió los pies de Jesús con sus cabellos.

La mayor parte de estas creencias son realmente basadas en tradiciones y especulaciones. La Biblia no las enseña. Pero, entonces ¿qué nos dice la Biblia sobre esta mujer?

Su nombre era María. Pero "María" era un nombre muy común en aquellos tiempos, y, siendo que en ese tiempo todavía no había nacido la costumbre de los apellidos, entonces se buscaba alguna otra forma de identificar a las "Marías". María, la madre de Jesús; María la madre de Jacobo, etc. A esta "María" se le llama "Magdalena". Es decir, María la de Magdala. ¿Qué más sabemos? Sabemos que en un momento de su vida, siete demonios habían entrado en su vida y controlaban sus acciones. Los demonios son seres espirituales que fueron creados por Dios, pero que un día se rebelaron. Ellos saben que un día serán castigados eternamente por Dios y harán cuanto sea posible por que Dios sea derrotado. Cuando un demonio entra en una persona la controla y le hace cometer toda clase de maldades y cosas que desagradan a Dios. María Magdalena no tuvo un demonio, sino siete. Esto nos habla de una vida completamente corrupta, completamente alejada de Dios sirviendo a Satanás con sus acciones.

 

El presente: servicio fiel

Pero, ¿qué pasa cuando una persona, que vive una vida totalmente desagradable y cochina delante de Dios, se encuentra con el Dios de amor y éste le perdona TODOS sus pecados? Quien mejor que el mismo Señor Jesús para contestar esa pregunta. "41 Un acreedor tenía dos deudores: el uno le debía quinientos denarios, y el otro cincuenta; 42 y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó a ambos. Di, pues, ¿cuál de ellos le amará más? 43 Respondiendo Simón, dijo: Pienso que aquel a quien perdonó más. Y él le dijo: Rectamente has juzgado." y "47 Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama." (Lucas 7)

¿Qué sabemos de María Magdalena después de haber sido perdonada por Jesús?

"1 Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él, 2 y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, 3 Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes." (Lucas 8:1-3)

María Magdalena dice, por demasiado tiempo me he servido a mi misma, a mis deseos y a Satanás, de hoy en adelante voy a servir a mi Salvador, y por el resto de su vida, ella sirve a Jesús. ¿Cómo le servía? No se, el versículo menciona bienes. Tal vez María Magdalena tenía algo de dinero y lo daba para la obra de Jesús, quien sabe, tal vez ella preparaba los alimentos del Señor, tal vez ella lavaba la ropa, no sabemos, sólo sabemos que ella abandono todo y servía a Jesús.

En el momento más dificil de la vida de Jesús, cuando la muerte acechaba, Pedro dijo "aunque todos se escandalizen, yo no" (14:29) y todos los demás discípulos decían lo mismo (14:31). Pero a la hora de la prueba, todos los discípulos, incluyendo Pedro, huyeron, dejándole (14:50). Sin embargo, cuando Jesús es crucificado, la Biblia nos dice que María Magdalena estaba allí (15:40), y cuando le llevaban a enterrar, María Magdalena miraba dónde le ponían (15:47).

A María Magdalena ya no le importaba su pasado, lo único que le interesaba era servir a su Señor, en la vida y en la muerte.

El futuro: recompensa asegurada

Gracias a Dios, la historia no termina allí. En el pasaje de hoy se nos cuenta un secreto poco conocido. Cuando Jesús consiguió la victoria sobre la muerte y el pecado, cuando Jesús salió triunfante de la tumba, fue María Magdalena la primera persona a quién Jesús participó de la victoria. El versículo dice que se apareció primeramente a María Magdalena. El Señor le tenía reservada una sorpresa y un premio por su vida de servicio, pasar a la historia como el primer ser humano en recibir la noticia de la resurrección del Señor. No importa cuál sea tu pasado, no importa cuán sucios tus pecados, si entregas tu vida al Señor y vives para servirle, la recompensa será grande. Sirve al Señor desde este instante.